Todas las historias
deben ser contadas

Sodoma y Camorra

Por diegogue publicado el 10/26/2008 archivado en Cine


Como película sobre la influencia del narcotráfico en la sociedad contemporánea, Gomorra es mejor que Traffic, como película sobre cómo los adolescentes de los estratos más bajos se vinculan al crimen organizado, es tan buena o mejor que Ciudad de Dios, como película de gangsters está a la altura de Goodfellas o de No Country For Old Men, pero además, en el contexto del cine de su país, quizás no sea tan aventurado afirmar que con Gomorra (Matteo Garrone, 2008), estamos ante lo mejor que ha dado el cine italiano de las últimas décadas.

Toto reparte los pedidos de la tienda de su mamá, para ello debe atravesar todo el vecindario y cruzarse todos los días con Gaetano, el dealer que no se da abasto para repartir la heroina, con su amigo Simone y finalmente con Maria, la madre de éste, un día Toto encuentra un paquete de coca y una pistola, que un delincuente arrojó huyendo de la policía, Toto devuelve la droga y el arma a sus dueños, y con el tiempo pasa a formar filas en el clan, su amigo Simone entrará al clan rival, “un día tendré que matarte, o tal vez tu me mates a mí”, le dice Simone a Toto, pero es probable que esta amenaza tengo ecos aun más siniestros. Don Ciro hace parte del “Sistema” desde hace 40 años, no va a armado ni le hace daño a nadie, su trabajo es simplemente repartir los pagos, y soportar las quejas cuando estos se demoran o son escasos, cuando estalle la guerra de sesesión entre clanes, y la violencia literalmente salpique al sereno Don Ciro, lo único que éste podrá hacer es tratar de esquivar las balas del fuego cruzado ya que su vida, y no su dignidad, será lo único que aun podrá conservar. Pitbull y Boxer tienen como su héroe a Tony Montana, ser menores de edad les permite cometer fechorías sin miedo ya no de las leyes oficiales, si no de las del clan, cuyos mandos no quieren enfrentar las consecuencias de matar a dos adolescentes que tienen protección familiar, pero cuando Pitbull y Boxer encuentran una caleta llena de armas las cosas se complicarán ya demasiado, y el clan tendrá que decidir de qué forma tomar cartas en el asunto. Don Carlo es un sastre de verdad, un maestro de la alta costura, pero la supuesta protección que ha tenido durante años apenas le ha servido para medrar muy medianamente, las ofertas de trabajo son cada vez más injustas y él y sus costureras son los peor pagados, cuando un día los empresarios chinos le hacen una jugosa oferta, que no sólo significa buen dinero, si no además que lo traten con un poco de respeto (aunque deban llevarlo en la maleta de un vehículo a dictar sus clases), Don Carlo podría tener mejores oportunidades, o acaso no. Finalmente, Roberto, el joven del campo que llega a la ciudad a ser asistente de Zio bernardino, quien, como el mismo Roberto advierte “mata a una familia para darle de comer a otra”, no estará completamente seguro de que el hecho de que el mundo sea así desde siempre sea motivo suficiente para bajar la cabeza.


Con este conglomerado de personajes y situaciones, Gomorra hace la crónica del Napoles contemporáneo, de cómo El sistema, como lo llaman, ha impregnado a varias generaciones y marca a toda una sociedad, la mafia napolitana no tiene la estructura piramidal de la mafia siciliana, si no una estructura horizontal, lo cual la vuelve más caótica, los jefes de clanes mueren de forma violenta todo el tiempo, y la guerra se ha vuelto algo monstruosamente cotidiano. Roberto Saviano, el autor del libro en el que se basó la película, al momento en que la obra se publicó y se volvió un best seller, fue amenazado de muerte por la mafia, lo cual no hizo más que acrecentar su fama (millones de ejemplares vendidos), y que se hiciera necesario que una escolta policial lo acompañara todo el tiempo, finalmente, hace pocos días, Saviano tuvo que abandonar Napoles, en sus propias palabras lo que lo molesta no es el miedo, si no la falta de solidaridad de quienes lo rodean, dice que no volvería a escribir un libro así sabiendo las consecuencias, pero que se alegra de ver a los peones más jóvenes del sistema en las calles de Napoles, llevando en la mano, y comentando, su libro, ellos, que rara vez o nunca leen uno. El estreno de la película ha sido por demás exitoso, tanto en taquilla como en crítica y galardones, lo interesante es que Gomorra denuncia una realidad siniestra, pero no es un panfleto, sgue siendo una historia, una ficción, hermosa y terrible, pero ficción al fin. Interpretada por actores naturales (dos de ellos convictos a menos de un año de su estreno), el descarnado retrato de la Camorra en Napoles que hace Matteo Garrone es definitivamente un clásico instantáneo, una película con una estética absolutamente contemporánea, una dirección ágil, con un aire documental en donde los escenarios reales y las espontáneas actuaciones nos transmiten un aire de verismo, de autenticidad, el tono es frío, distante, lo que nos cuentan es completamente vivido y parece ocurrir ante nuestros ojos, el contraste entre tema y puesta en escena genera una dinámica narrativa muy a tono con los tiempos (Elephant, la nombrada Traffic, Siryana), pero llega aun más lejos, y es que Gomorra sabe ser tributaria, y al mismo tiempo no serlo, de los grandes maestros del neorrealismo, contando una historia de mafiosos que no tienen el glamour de Los Soprano o los Prizzi, y en cambio sí la desazón absoluta de Los Olvidados de Buñuel

O, digámoslo así, es una película en la que por una vez, es el arte el que imita a la vida y no al contrario.

Comentarios

comentarios

  • diegogue
    diegogue 10/28/2008 Reply

    fue Oscar Wilde el que dijo “no es el arte el que imita a la vida, es la vida la que imita al arte”, en la teoría, pues claro, es al revés, el arte imita la vida, la recrea, la reproduce, etc, pero lo que señala Wilde, y creo yo que tiene razón, es que, paradójicamente, es al revés, la frase se la copió Nietzche y finalmente los realizadores de Gomorra volvieron a poner las cosas en su lugar
    gracias por comentar

  • Gorje 10/28/2008 Reply

    De acuerdo. Gomorra es una excelente película. La acabo de ver, y creo que no sobra destacar el magistral manejo de los personajes que ya describiste en la reseña: todos radicalmente diferentes pero relacionados por esa inmensa maquinaria de la Camorra. Además, la manera como el director va cerrando la historia de cada personaje ilustra los conflictos internos de cada uno de ellos con un sistema que antes fue legítimo pero que con el transcurso de la película se va haciendo más y más violento, un sistema que empieza a deformarse.
    Estoy de acuerdo con la frase final de la reseña “el arte imita a la vida”; pero, Diego, no creo que sea sólo “por una vez”, como lo afirmás… vos creés que la vida immita más al arte, que el arte a la vida?

  • -->