Todas las historias
deben ser contadas

Feos, sucios y malos

Por diegogue publicado el 03/19/2009 archivado en Cine


El neorrealismo supuso para el cine italiano, o más bien para la cultura italiana, la catarsis absoluta de dos fenómenos horrendos, el fascismo y la segunda guerra mundial. Directores como Vittorio De Sicca, Roberto Rosellini o el primer Visconti narraron en blanco y negro la gesta de un pueblo sumergido en la miseria y en la amargura, solo hasta mediados y finales de los años 50, cuando la economía italiana logró reactivarse y la mayoría de los italianos pudo montarse en topolinos, que pudo hablarse de heridas que se cerraban. Los cineastas se volvieron entonces más sofisticados, más personales (Antonioni, Fellini, el Visconti de Il Gatopardo), dejando un poco de lado el retrato de la sufrida clase trabajadora, ya en los 70, el gran realizador Ettore Scola retomaria el tema de los pobres de los suburbios, pero haciendo una pelicula que no denunciaba las injusticias sino que implicaba un descreimiento absoluto, una película que desvirtuaba el neorrealismo de décadas anteriores al desmitificar hasta el extremo a una familia pobre, convirtiéndolos en amarguísimas caricaturas de un humor negro digno de la serie South Park (o del viejo Thimble Theater de Segar), una película que era la antípoda del Ladrón de Bicicletas y Umberto D, y que despierta en el espectador no la compasión por los pobres, si no más bien el asco por las miserias humanas más bajas. En la década más descreída del siglo XX, Scola le entregó al mundo una de sus mayores obras maestras, una película divertida, comedia desternillante y al mismo tiempo tragedia nihilista a más no poder. Nos estamos refiriendo a Brutti Sporchi e Cattivi, de 1976.


Giacinto (Nino Manfredi) es la antítesis absoluta de un patriarca, un obrero retirado al que una compañía de seguros le pagó un millón de liras por la perdida de su ojo izquierdo, pero que, en lugar de asegurarse con ello una vejez digna, vive junto a más de 25 de sus descendientes en una miserable y diminuta cabaña de un barrio aun más miserable. Solo después de un rato, cuando hallamos visto cómo viven, o malviven, Giacinto y su familia, en un estado de degradación que hubiera sido difícil de concebir en el medioevo, un plano se abrirá lo suficiente como para que veamos que la barriada miserable queda en la periferia de Roma, y que, aunque no lo parezca, la acción se situa a comienzos de los 70’s y no en la posguerra. Los hijos de Giacinto se distribuyen entre ladrones, modelos pornográficas, travestis o músicos frustrados, tan o más miserables que su padre, la única que no parece un monstruo es su nieta Maria Libera, que se encarga de guardar a los niños más pequeños en una especie de jaula corral antes de irse ella al colegio, mientras que la abuela, la madre de Giacinto, aprende inglés en un curso por TV. La estabilidad de la familia se tambalea cuando Giacinto trae a una prostituta a vivir con ellos y la hace su querida, guiada por los celos, y la codicia, su esposa no perdonará el desplante y urdirá un plan  para asesinarlo, en lo cual todos sus hijos colaborarán, pero acaso en esta historia, divertida y deprimente como pocas, nada tan categórico como un homicidio puede ocurrir, en cambio, Maria Libera, la única esperanza de algo decente dentro de esta monstruosa familia, podría tal vez sucumbir a lo que la rodea. En Brutti Sporchi e Cattivi no hay denuncia social, hay si acaso, denuncia de lo bajo que puede caer el ser humano, y un muy negro sentido del humor, que genera culpabilidad en las escenas chistosas, nos reimos sí, pero sabiendo que tal vez no deberíamos hacerlo, al fin y al cabo lo que se nos está contando es horrible.


Prolífico en extremo (una película por año a lo largo de varias décadas), pero además versátil, Scola estrenó al año siguiente otra obra maestra tanto o más trágica que Brutti Sporchi e Cattivi pero que suple el humor negro con cierto romanticismo, la maravillosa Giornata Particolare, con Marcelo Mastroiani y Sofia Loren.

Comentarios

comentarios

  • Executtor 03/12/2011 Reply

    Queria dejar algunas ideas y, por asi decirlo, polemizar con algunos conceptos. Primero m parece q es una continuidad historica y artistica, del neorrealismo, en el cual la SG mostraba las miserias al extremo d una guerra entre potencias capitalistas y sus planes para las masas (miseria, muerte, pobreza, degradacion, etc), en ese sentido el posicionamiento politico de los realizadores no era “grandificar” la pobreza, sino mas bien, mostrar la dignigdad de las clases oprimidas y los contraste de un pueblo pronto a ser colonizada cultural artistias y politica y socialmente. La semilla del Imperialismo habia sido plantada. Años desp del “boom” de la pos guerra, las contradicciones sociales siguen siendo igual de profundas (magistralmete graficado en ese plano q bien describis, donde pareciera q solo esa villa fue “bombardeada” mientras la modernidad la rodea). Creo q no hay un vision menospreciadora ni elitista de los pobres, por el contrario estos hombre y mujeres son los hijos del sistema q se impuso luego de la guerra.
    Renglon aparte la pekenia ML (un amor), un sueño troncado y pervertido, la margarita q muerte por decantacion, en el pantano q nacio.

  • Tro5s 03/19/2009 Reply

    Si, si ya anda descargando xD…la veo y comento, Adios!

  • diegogue
    diegogue 03/19/2009 Reply

    Siempre he seguido la pista de Ettore Scola, me gusta mucho el cine italiano en general, pero pienso que Scola es un tipo con la capacidad de mejorar las ideas de otros, en Brutti Sporchi, desmitifica el neorrealismo, en Splendor, cuenta la misma historia de Cinema Paradiso, pero la cuenta mejor, en la Noche de Varennes hace una reconstrucción histórica que acaso mejora a Dangerous Liasons, o a Amadeus, en El último viaje del Capitán Fracassa se permite hacer una adaptación literaria como si fuera una obra de teatro (con escenarios que se desmontan y todo), y en La Giornata Particolare hace la que junto a Pascualino Siete Bellezas es la película que más profundamente describe lo que fue el fascismo, a ver, no he visto ni 10 peliculas de las 39 de Scola, pero el tipo es un genio

    y nada, hay cientos de foros en internet donde aparece información de sus películas, y en algunos éstas se pueden bajar, como el que señalan en el comentario anterior, la idea de reseñar películas poco conocidas como ésta (que en su momento ganó Dirección en Cannes), es invitar a la gente a que las busque y que las vea, ojalá tú lo hagas

  • Tro5s 03/19/2009 Reply

    Apartir de la reseña se ve bastante interesante, y eso Diegogue como conocio de esta pelicula?

  • fernando 03/19/2009 Reply

    se puede descargar de acá, pal que la quiera ver….
    http://avaxhome.ws/video/brutti_by_scola.html

  • diegogue
    diegogue 03/19/2009 Reply

    Saludos Don Nicolás :)

  • NICOLAS 03/19/2009 Reply

    Tan bacano, habrá que verlas! Saludo, Don Diego!

  • -->