Todas las historias
deben ser contadas

Historias inhumanas

By diegogue on 08/08/2009 in comics
21
1

historias inhumanas(ilustración de la izquierda, por Andrezzinho)
Desde las fábulas de Esopo es común la idea de alegorizar la condición humana a través de animales que hablan, piensan, razonan, tienen defectos y debilidades exclusivas del hombre. Fue al comienzo del siglo pasado que Walt Disney se encargó de insertar en la cultura pop esta tradición -que puede remontarse a los ídolos totémicos antiguos- en los dibujos animados primero y en los cómics después, con sus animales antropomorfizados, solo que Disney llevó la idea de las antiguas fábulas un poco más lejos, ya que puso a ratones, perros, gatos, pollos y patos a conducir vehículos, dirigir orquestas o pasear en botes, el éxito de este gracioso concepto no tuvo precedentes, niños y adultos cayeron rendidos ante el encanto de ver a los animales protagonizando divertidas aventuras, y la idea fue copiada, mejorada y tergiversada de todas las maneras posibles, encontramos que con el tiempo se puede hablar en los cómics de un género, o sub género, protagonizado por seres que sufren, se divierten, tienen conciencia y conflictos existenciales, pero no son humanos. Este sub género ha dado obras maestras, clásicos, obras conocidas por todo el mundo, y otras que merecen ser rescatadas del olvido con urgencia, hagamos un pequeño repaso de las que nos parecen más interesantes, haciendo la salvedad de que tal vez más adelante retomemos el tema e incluyamos otros títulos:

El ratón aventurero

miki
Protagonista de ese maravilloso cortometraje que es Steam Boat Willy, Mickey Mouse, antes de convertirse en el ícono más representativo, e insufrible, de las empresas Disney, y llegar a merecerse con creces la grotesca caricatura que le hicieron en el episodio “The Ring“, de South Park, fue el protagonista de aventuras increibles, escritas y dibujadas por Floyd Goddfredson durante los años 30 y 40, Mickey estuvo en la legión extranjera, buscó tesoros, salvó a doncellas en peligro, luchó con fantasmas y se enfrentó una y otra vez a su némesis, el gato Peg Led Pete. Se recuerda casi con odio a Mickey por esa insoportable imagen de optimismo tonto (tan americana ella), pero en estas aventuras de los comics de los 30′s las historias de Mickey no eran tan ingenuas ni tan obvias como las que se le vieran en los cortos animados (caso inverso de los personajes de la Warner Brothers en las Looney Tunes, que eran geniales en la animación e inocuos en los cómics). En los comics de Goddfredson, había lugar para la aventura, el melodrama, la comedia y el romance, todo con esos dibujos elásticos y graciosos, que le insuflaban vida a Mickey y a los demás personajes de su universo animal, conmoviendo en teoría solo a los niños, pero volviéndose entrañables para el niño que todos tenemos dentro.
miki

una saga de palmípedos

barks
Carl Barks
es uno de los dibujantes de comics más importantes de la historia, llevando un bajo perfil como animador en los estudios Disney de donde renunció en los años de la segunda guerra mundial por las poco amables cdondiciones de trabajo,  un día recibió el encargo de hacer el cómic del Pato Donald, lo cual supuso un giro histórico en el personaje, ya que además de crear a su tío, Scrooge Mc Duck (Mac Pato en Sudamérica, Tio Gilito en España), Barks se inventó toda una cosmogonía de personajes y aventuras que habrían puesto orgulloso a Balzac por lo enrevesado de las tramas detrás de las que siempre se ocultaba una sátira de la sociedad moderna, del capitalismo (asumido), de la avaricia y de la ambición desmedida, imágenes arquetípicas de Mc Pato nadando en su depósito de dinero, o peleando con su rival en los negocios, Rocker Duck (obvia caricatura de Rockefeller) hacen ya parte de un imaginario colectivo que abarca varias generaciones. En los años 40 Disney se preocupaba especialmente de tener a sus dibujantes a la sombra y no darles mayor crédito ante el público, los comics aparecían firmados por él aunque el propio Walt ya ni dibujaba ni escribía, alguna vez Barks fue retirado del personaje por una temporada y la reacción del público fue inmediata, querían que volviera el dibujante que sí contaba buenas historias de patos! Barks fue el primer dibujante de los estudios Disney que adquirió fama por su trabajo, y que contribuyó a que la gente supiera que no todos los comics de Disney eran creación del propio Disney, más adelante, habiéndose retirado Barks de la serie, el dibujante Don Rosa la llevaría por caminos aun más adultos en su novela gráfica “Life and Times of Scrooge Mc Duck“, pero eso ya fue tema de otro artículo. Los Patos de barks resultaron tan exitosos y rentables, que surgieron imitaciones y variaciones del tema (algunas muy valiosas, como el Pogo de Walt Kelly, que trasladaba a un pantano de Georgia habitado por animales parlanchines toda una diserción sobre la política norteamericana de los años 50). Asimismo, el Donald de Barks es además inspiración para Howard The Duck, personaje de los 70 creado por Steve Gerber, o para el pato sueco Arne Anca, de Charlie Christensson, que debe convivir con cerdos skinheads, asisitir a exposiciones de arte y sobrellevar sus neurosis, muy cercanas a las del pato Donald original, pero en un escenario europeo de los 80.

howar
Pero los animales de Disney en comic perdieron popularidad en los 60, con el advenimiento de los universos de super heroes creados por Marvel y DC, no así en otros países (Brasil e Italia), donde se empezaron a producir comics de Disney que nunca se conocieron en Norteamérica , la filial italiana de Disney popularizó los semanarios Paperino (Donald), y Topolino (Mickey) que tuvieron gran éxito durante décadas, y los dibujantes y guionistas italianos tuvieron cierta libertad para experimentar y llevar a los personajes a escenarios que en Norteamérica habrían sido imposibles (hay una historia absolutamente bizarra de Mickey en el infierno de Dante), o a convertir a Donald, Paperino,  en super heroe, Paperinik (juego de palabras con el héroe de comics y fotonovelas Diabolik), que en ediciones españolas se conoció como Patomas, y que ya en los 90 se convirtió en una parodia del Batman de Frank Miller para el Retorno del Caballero Oscuro, o del Spawn de MacFairlane, aunque siempre mucho más divertido que éste último.
patomas

El gato contracultural

fritz
Los cambios sociales de finales de los 60 fueron el escenario ideal para que el Gato fritz se convirtiera en un héroe de culto, en medio del desmañado dibujo que usaba su creador en los años de la psicodelia, la condición contestataria de un gato que consumía drogas, participaba en orgías y era incluso capaz de acostarse con su hermanita eran toda una cachetada a los esquemas de Disney, cuyos animales parlantes se habían anquilosado y no eran dignos de respeto por la juventud airada y harta de represiones morales. El Gato Fritz fue adaptada al cine por Ralph Bakshi lo cual la popularizó aun más, aunque hoy ambos, comics y película, han envejecido un poco, perdiendo parte de la vigencia en la medida en que el fragor de los años que las inspiraron quedó atrás. El Gato fritz, en palabras de su autor, es una especie de alter ego que es todo lo contrario de lo que era Crumb en esos años, un dibujante introvertido, tímido y brillante, dibujando un gato promiscuo y fantoche. Fritz es un absoluto poser, una caricatura de la parte superficial de la rebeldía de los 60, que esconde a un ser hueco, frívolo y egoista, que no cree ni en la mitad de lo que dice, pero que con su actitud rebelde se gana la admiración de sus amigos y es adorado por las hembras de todas las especies (gatas, perras, cocodrilas), se dice que Crumb mató al personaje incómodo por la notoriedad exagerada que éste adquirió después de la película (de la que Crumb renegó siempre), pero lo cierto es que su final, asesinado con un picahielo por una avestruz despechada, es absolutamente coherente con lo que era el personaje, sus aventuras fueron un tanto erráticas y desordenadas, relatos de alguna extensión y un dibujo más o menos prolijo, alternados con historias de una página, o apenas viñetas en boceto que nunca se pasaron en limpio, leídas de corrido conforman una suerte de novela gráfica, que es más el borrador de lo que luego llegaría hacer crumb en los 80 en “mis problemas con las mujeres”, o su otro universo de animales “Mode o’Day“.

El detective francés

canardo
Lo que hace diferente al Inspector Canardo de la gran mayoría de animales parlantes que pululan en los comics de todas las épocas es que sus aventuras no son lo que parecen ser. Ataviado con una clásica gabardina, borracho y fumador, Canardo es un  detective que rara vez, o nunca, resuelve un caso, suele ser siempre testigo de tragedias que no puede evitar, un antiheroe que aunque puede remitir, en tono de parodia, a Philip Marlowe o a Mike Hammer, es más que nada un personaje de caricaturas que vive aventuras en paises exóticos (la Amerzonia, Transvodkania, No Mans Land) rodeado de gatos vampiros, cigüeñas fatales, perros corresponsales de guerra y cerditas secuestradas. Las aventuras de Canardo tienen un pie en la realidad europea, la caída  del muro de berlin, las dictaduras del tercer mundo, y otro en la fantasia desaforada, los dibujos  son en principio tiernos, graciosos, tributarios de Carl Barks y sus patos, pero ello contribuye a que el contraste al leer el comic sea mayor, ya que las historias son muy tristes. Canardo es un tipo depresivo y desilusionado, inmerso en un universo apagado, poblado por personajes miserables que jamás encuentran una luz al final del tunel. pero hay un elemento particular en las aventuras de Canardo, y es que en su universo de animales no hay una lógica precisa, en una aventura de Canardo que parece ocurrrir en la actualidad, llegan cosacos de la transvodkania que montan a caballo (sic) y conservan a la nobleza como en el siglo XIX, en principio estamos en un universo de animales que usan ropa, hablan y viven en casas, pero cuando el autor decide que a la trama entren los hombres, los animales adquieran su rol usual,  a ratos la serie adopta un tono narrativo realista, otras se dispara la comedia y a veces se sumerge en la fantasía, Canardo en fin, es mucho más complejo y original de lo que parece. Iniciada a comienzos de los 80 en la revista francesa (A suivre), con unas pequeñas historias en blanco y negro de un humor negro y caótico, la serie de Canardo luego pasó al formato de libros a color de 48 páginas, de los que se han publicado hasta la fecha 16 títulos, a la par de Canardo, y en las revistas Metal Hurlant y L’echo des Savannes, surgieron la rata Kebra y el cerdo Edmond, que también buscaban parodiar los antiguos animales de Disney con historias más sórdidas y menos infantiles que lo usual, pero no llegaron al nivel poético del pato detective. Las investigaciones del Inspector Canardo, de Benoit Sokal, es un cómic muy popular en Francia, pero por desgracia, es prácticamente desconocido en el resto del mundo.

Ratones autobiográficos

maus
Art Spiegelman duró varios años experimentando con el lenguaje de los cómics, publicando pequeñas historias experimentales en diversas revistas underground, a Spiegelman lo obsesionaban los códigos narrativos del cómic y quería utilizarlos en toda su capacidad, no qería además escribir historias triviales, si no valerse del cómic para contar algo que tuviera el mismo peso de la literatura, Spiegelman cargaba además con un lastre familiar terrible, sus padres, dos judíos polacos, sobrevivieron a los campos de concentración de Auschwitz, pero su madre no pudo soportarlo y se suicidó , Spiegelman quería escribir una historia que hablara de todo eso, pero no quería hacer otra historia más sobre el holocausto, así que creo Maus, una impresionante novela gráfica en la que él mismo entrevista a su padre y la saca, a veces a regañadientes, los amargos recuerdos de la ocupación, de los campos, de la guerra y del desencantado regreso a la libertad, en Maus leemos dos historias, la de Vlad y su esposa Anja atravesando el infierno, y la de su hijo Art tratando de entender lo que ocurrió, pero hay algo más, Spiegelman diseñó un código totalmente innovador para Maus, pero a la vez, algo totalmente consecuente con el lenguaje de los cómics, se dibujó a sí mismo, y a sus padres, y a todos los judíos, como ratones, a los nazis como gatos, y a los gentiles como cerdos, logrando un contraste absoluto entre unos dibujos sencillos, tiernos, que parecen ilustraciones de cuentos para nioños (más que cómics), contando un relato monstruoso, absolutamente realista y desolador como pocos. Solo por su historia, Maus es un cómic memorable, pero al valerse de los diferentes animales para metaforizar la condición humana, Spiegelman logró algo que no se había hecho nunca, puede decirse que desde Maus, el cómic fue otro, y pueden encontrarse influencias suyas en otros cómics (ya no de animales) como Palestina de Joe Sacco o Persépolis de Marjane Satrapi.

La sinfonía inconclusa

hepcats1
Martin Wagner
quiso seguir el ejemplo de David Sim con Cerebus, que al final de los ochenta se había convertido en el comic independiente más exitoso de la historia, y publicar completamente por su cuenta el cómic Hepcats (aparecido en 1989), que había empezado como una tira diaria en el periódico de la Universidad de Texas, solo que Wagner nunca tuvo tanta suerte. Hepcats es un cómic interesantísimo, y uno de los más injustamente olvidados, la historia de un grupo de 4 amigos en la universidad, el gato Joey, el rinoceronte Gunther, el perro Arnie y la yegua Casey, que viven encuentros y desencuentros causados por la amistad y el amor. Los 12 números de Hepcats que se alcanzaron a publicar comprenden tres números introductorios que nos presentan a los personajes, y luego la novela gráfica sin terminar Snowblind, las ventas de Hepcats eran malísimas, Wagner no mantuvo buenas relaciones con los editores independientes y se endeudó, sin poder jamás levantar cabeza. También como en Cerebus, Hepcats hace gala de un dibujo detallado, una interesante disposición de las viñetas y un manejo de luces y sombras a partir de tramas de plumilla que le dan un acabado muy grato y realzan la narración, pero la similitud termina ahí, porque, a diferencia de Cerebus, Hepcats, con sus animales parlantes cuenta una historia completamente naturalista, un slice of life con visos de policial, que bordea inteligentemente el melodrama y el folletín, Arnie ama a casey, y Casey ama a Arnie, pero Casey tiene un pasado oscuro y terrible, durante cientos de páginas creemos que el haber sido bailarina stripper le implica tener antiguos amantes o chulos que quieran importunarla, pero la tragedia que esconde Casey, y que no quiere compartir ni con Arnie ni con sus amigos Gunther y Joey es mucho más terrible, y viene, como casi todas las tragedias, de su hogar materno. Los animales de Hepcats son increíblemente humanos, aman, tienen celos, son buenos amigos, se intentan suicidar, en Snowblind presenciamos una gran novela gráfica que pudo ser y no fue, pese a que Wagner la ha intentado retomar varias veces sin éxito, la respuesta de las ventas ha sido casi nula para un cómic que merecía mucha más difusión y reconocimientos, una obra que podía ser tan buena como Box Office Poison, Blankets o Hate, quedó estancada en un limbo de donde debería salir con urgencia. En esta web mantenida por un fan pueden leerse online los primeros 10 números completos, o quien lo desee, puede descargarlos compilados en un cbr acá.

Surrealismo del pato argentino

saubon
Carlos Nine es un dibujante magistral, pero asimismo, las pequeñas historias que concibe son también un prodigio, luego de Crimen y Castigo y, enredado en la creación de Keko el mago (ambas publicadas en la primera etapa de la revista Fierro), Nine inventó al Patito Saubón, y el mismo lo describe “Los personajes de los comics suelen venir de regiones un tanto indefinibles, etéreas, gaseosas. Este pato, en cambio, tiene nacionalidad concreta, es argentino y lo dice todo el tiempo. Hay una cosa que lo saca de quicio y es que le tiren mocos. Sus amigos se aprovechan de esa debilidad y lo mortifican continuamente con bolitas de esa sustancia. “Se aprovechan porque soy un humilde pato argentino, porque soy un intelectual. Y no me perdonan además que siga siendo de izquierda”, responde él ante esas provocaciones. Saubon es, además de alcohólico, un mujeriego infernal y desaforado. Su novia es una gallina que se llama Cu Cu, pero ella es estéril e histérica y él se acuesta con todas: vacas, gatas, chanchas y hasta amas de casa. El justifica esta promiscuidad diciendo que es la forma que ha encontrado para dinamizar sus ideas marxistas, darles cierta cuota de aventura e improvisación. Según él, la izquierda anterior a la caída del Muro era victoriana y moralista. Todo se ha derrumbado a su alrededor, pero él no puede dejar de pensar como pensaba. Entonces, ¿qué hacer? Adapta la práctica, trata de darle otro sentido, pero no renuncia a sus ideas“. Pero esta definición es completamente tramposa, el Patito Saubón es todo menos un manifiesto de izquierda, es más bien una burla de cualquier ideología y cualquier moral. En Saubón, como en sus demas obras, Nine da rienda suelta a su dibujo desaforado y preciosista, pero además explota a su veta de escritor, jugando a parodiar el tono de la novela negra en clave de absurdo (los clichés del narrador en off, del tipo rudo que vapulea a las mujeres para seducirlas), las aventuras de Saubón fueron publicadas en Francia en el libro “El pato que amaba las gallinas”.
saubon
La caja de pandora que abrió el puritano Walter Elias Disney está muy lejos de cerrarse, acá y acullá surgen nuevos universos poblados por animales dotados del habla y la razón (y la sinrazón), hablaremos de ellos mientras nos sigan deslumbrando, y al ilustrador Andrezzinho, que gracias infinitas por engalanar este humilde texto con su dibujo

  • diegogue
    diegogue 08/29/2009 Reply

    gracias, leo, por ahí he estado oejando el blacksad, dibujos espectaculares, probablemente retomemos el tema de los animales que hablan y lo reseñemos más adelante, junto a krazy kat y los aniamles de jason

  • leons 08/28/2009 Reply

    Excelente articulo Diego!!!… hablando de seres antropomorficos, hay una serie que me gusta bastantellamada BLACKSAD de juanjo Guarnido, chequeala, que esta bastante chevere.

  • diegogue
    diegogue 08/18/2009 Reply

    la zorra y el cuervo eran geniales! casualmente anoche encontré este link donde se pueden descargar los cómics:
    http://cosseyedcyclops.blogspot.com/2009/08/first-i-want-say-happy-birthday-zen-i.html
    y los dibujos animados:
    http://cosseyedcyclops.blogspot.com/2009/08/ok-folks-its-cartoon-time-here-at.html

  • alberto 08/18/2009 Reply

    Fantasmas de la niñez? Joder si ya llego a los 40 y me sigue gustando La Zorra y El Cuervo. Curiosamente la zorra aparentemente no era tan zorra, se vestia muy formal y tenia muebles y paredes de concreto en su casa de tejado rojo. El cuervo tenia en cambio un edificio ecológico que a mi entender es la mejor casa de los comics Novaro.

  • Onis 08/10/2009 Reply

    Cierto las cintas de terror de México dan mucho de que hablar, varias son de la época de oro de su cine como señala Diego (finales de los 30 y principios de los 50). También en los inicios del cine sonoro se dieron casos muy interesantes, como la primer adaptación de la leyenda de la llorona (de la cual no recuerdo quien fue su director),
    “Dos monjes” de Juan Bustillo que maneja una estética expresionista o “El Fantasma del Convento” realizada por quien ha sido, a mi parecer, el mejor cinesta que ha dado México, Fernando de Fuentes. Y se podría hablar de casos aislados de directos consagrados que decidieron filmar historias tomando ciertos elementos del cine de terror y horror que poco tenian que ver con las temáticas que analizan en su obra. Por ejemplo, tenemos a Ripstein (con sus historias de personas condenadas a destinos fatídicos y su visión sobre la doble moral mexicana surgida en la cada vez más decadente institución familiar) que realizó La Tía Alejandra; a Humberto Hermosillo que (alejándose un poco de sus comedias y dramas sobre la sexualidad y la hipocresía de la conducta social) filmó “El corazón dela noche”; a Servando González (director contratado por el gobierno mexicano para documentar y apoyar las campañas presidenciales de Ruíz Cortines y López Mateos, que filmó la matanza ocurrida en la Plaza de las Tres Culturas y cuyas cintas de ficción eran melodramas sociales, de las cuales tres mostraban historias que estaban situadas durante la construcción de obras públicas para mostrar el progreso urbano)que grabó “El Escapulario”.
    Bueno hasta aquí mi opinión, además de que este artículo trata un tema totalmente distinto,por lo tanto para que mi comentario no esté tan fuera de lugar propongo que si más adelante se piensa retomar el tema para incluir a Krazy Kat, también se tome en cuenta a los tiernos y trágicos personajes del noruego Jason y el comic “Sock Monkey” de Tony Millionaire, aunque pensándolo bien, en “Sock Monkey” lo que hay son juguetes en forma de animales.

  • diegogue
    diegogue 08/10/2009 Reply

    es cierto! corregido

  • diegogue
    diegogue 08/10/2009 Reply

    uy, ese es un corto muy muy muy bonito, lo vimos acá con los chicos que trabajan conmigo y nos encantó

  • diegogue
    diegogue 08/10/2009 Reply

    de Blacksad solo leí el primer libro, tiene unos dibujos impresionantes, pero la historia me pareció manida, veré si lo releo y miro también los posteriores

  • diegogue
    diegogue 08/10/2009 Reply

    lo del terror latinoamericano (o más exactamente mexicano) daría para un artículo tan extenso y tan interesante como acaso puede ser el de las historias inhumanas, eventualmente me podría sentar a escribirlo, aunque requeriría un algo de investigación (sería una buena excusa para ir a México) no obstante, hasta el viento tiene miedo es uno de los picos más altos, si bien conserva un aura kitsch, es una película muy bien hecha, y yo recomendaría echarle un ojo a todas las que encuentres del mismo director, Taboada (el mismo del Libro de piedra y Más negro que la noche), retrocediendo un poco más en el tiempo, en los años 50 hay peliculas de vampiros, de zombies, y muchas cosas interesantes, y adelantándonos a los 70, las de René Cardona, que ya son mucho más trash, como la noche de los 1000 gatos, que a mí me encanta, pero no es cine de arte y ensayo precisamente

  • diegogue
    diegogue 08/10/2009 Reply

    gracias a todos por los comentarios (y las correcciones!), me agrada pensar que este texto le mueva fantasmas de la niñez a más de uno, como me pasó a mí la escribirlo, un gran ausente es krazy kat, definitivamente, acaso más adelante se le haga justicia, con Omaha lo que pasa es que yo al menos, coincido con los hermanos Hernandez, que dicen que el dibujo es genial, pero los guiones son más bien insulsos

  • Elchinododepelocrespo

    “Nekojiru”

  • Elchinododepelocrespo

    Y los gatos de Mekojiru.

    Off topic: Diego, acabo de ver “Hasta el viento tiene miedo” (la original), me ha parecido una gran película. Me preguntaba si podrías recomendar algunos títulos de terror latino americano, del que desconozco bastante casi todo (Cronos, El libro de Piedra y poco más).

  • tebo 08/10/2009 Reply

    Para aclarar un poco la muerte del gato fritz (ya un viejo gato cansado de su fama), la fan que lo asesina, lo hace con un picahielo (ahí el el recuadro se puede ver).

  • Elchinododepelocrespo

    El mejor artículo desde que sigo 68 revoluciones. Enhorabuena. En España están publicando Carl Barks al completo, pero siempre lo miro con bastante desconfianza. Por cierto, ¿y Omaha o Krazy Kat? Supongo que de Cerebus ya has hablado antes.

  • Elchinododepelocrespo

    El mejor artículo desde que sigo 68 revoluciones. Enhorabuena. En España están publicando Carl Barks al completo, pero siempre lo miro con bastante desconfianza. Por cierto, ¿y Omaha?

  • Edison 08/08/2009 Reply

    Que buena reseña Diego…creci viendo y dibujando esos patos pero no siempre tube accesos a los comics que vi ya de grande,por hay vi algo de un album europeo llamado Blacksad pero pues es algo mas actual.Revisare alguno de estos titulos.

  • fernando 08/08/2009 Reply

    teso, de los mejores articulos del blog y hay varios buenos, ya puse a bajar eso de Hepcats, que luce muy interesante

  • Tebo 08/08/2009 Reply

    Si hay algo que me ha entusiasmado en algunos comics es precisamente el antropomorfismo de los personajes, la crudeza y el drama con la que cuentan las historias.

  • Add comment

    deja tu comentario